¿Te has planteado que la inflación afecta a tus ahorros? ¿Sabes que el oro es considerado un activo refugio en épocas de incertidumbre?

Inversión oro

Los datos de inflación han crecido de manera continuada, alcanzando la tasa de variación anual del IPC en España, en marzo, el 9,8%, la más alta desde hacía décadas. Es, sin duda, una de las preocupaciones más importantes de los hogares y familias a nivel internacional, y de España en particular.

Todo ello tendrá impacto en nuestro consumo, ya que los salarios no van a verse incrementados de la misma manera que la inflación, pero también tendrá impacto en el ahorro, y pueden verse mermadas las posibilidades de “poner a trabajar” ese ahorro, para que nos dé rentabilidades atractivas. Ese nexo entre ahorro e inversión, es uno de los principales conceptos financieros que tratamos siempre de transmitiros, un concepto importante en la educación financiera.

Aunque se vaticine una variación en la política monetaria, con subidas de interés para el verano, y empiecen los bancos centrales a relajar políticas de estímulo, la realidad es que el binomio rentabilidad-riesgo es una máxima que hay que tener en cuenta en nuestras decisiones financieras a la hora de invertir, en nuestra economía diaria, y con entornos inflacionarios desconocidos para las generaciones más jóvenes, la obtención de retornos interesantes en nuestras inversiones pasa por algo más allá que tener el ahorro depositado sin hacer nada con ello.

El oro, activo refugio en épocas de incertidumbre

En estas épocas de incertidumbre siempre aparece la necesidad de buscar un refugio. En materia de inversiones, el oro siempre ha sido considerado como un activo refugio, y podéis comprobarlo viendo el gráfico de su cotización de los últimos cincuenta años. De hecho, tras la crisis de las subprime en 2008, el precio del oro comenzó a alcanzar máximos históricos, con una alta demanda por parte de inversores que buscaban proteger su dinero. Lo mismo ocurrió en otros momentos delicados a nivel internacional, como la crisis energética de finales de los años setenta o los atentados de las torres gemelas.

Pero el oro ha sido siempre en la historia una reputada moneda de cambio, y ahora son muchas las posibilidades que tenemos los mortales para invertir en ello si nos interesa. Vamos a introducirnos en este mundo.

Fuente: www.preciodeloro.org

¿Por qué el oro es un activo refugio?

El oro ha sido considerado un activo precioso a lo largo de la historia, y ya en el Imperio Romano empezó a tener utilidad como moneda. Pero sin irnos tan allá en la historia, en el siglo XIX la mayoría de los países imprimían monedas en papel respaldadas por sus reservas en oro. Así nació la historia del patrón oro en EEUU que establecía dicho metal como el único para canjear papel moneda. En cierta medida, la defensa a ultranza del patrón oro llegó a causar la Gran Depresión de 1929, y muchos inversores, comenzaron a canjear su papel moneda por su valor oro, hasta el punto de preocuparse el Tesoro de EEUU porque pudieran verse excesivamente mermadas sus reservas de oro.

La firma de los acuerdos de Bretton Woods en 1944 hizo que los países Aliados de la II Guerra Mundial acordaran calcular el valor de sus monedas de acuerdo a las reservas de divisas, para ese entonces se tomó como referencia principal al dólar estadounidense, ya que EEUU era el país con las mayores reservas de oro para ese año.

Sin embargo, en 1971 el sistema de Bretton Woods colapsó, ya que el presidente Nixon estableció el desligamiento del estándar oro-dólar. En aquel momento Nixon luchaba contra la estanflación que afectaba a la economía estadounidense, y que explicaremos después.

A día de hoy el patrón oro “sigue vigente” y muchos bancos centrales del mundo mantienen ese metal como reserva para el valor de su moneda en circulación.

¿De qué depende el valor del oro? ¿Qué relación hay entre la subida de la inflación y el oro?

¿De qué depende el valor del oro?

  1. De la oferta monetaria de divisas de los países
  2. De las tasas de interés reales

Al bajar la oferta monetaria (el dinero en circulación) de divisas de un país, y al bajar las tasas de interés, el precio del oro sube. Por el contrario, una mayor oferta de divisas en circulación y tasas altas de interés reales, hacen que el precio del oro baje. En estas circunstancias, la inversión en renta fija resultará más atractiva para los inversores.

Por tanto, el oro es el activo refugio perfecto para momentos de inflación, pues su valor aguantará las correcciones del mercado. Posteriormente explicaremos lo que es la deflación, circunstancia en la que la compra de oro requerirá pensarlo más de una vez…

¿Y si estoy decidido a invertir en oro?¿Cómo podemos hacerlo los mortales?

Existen dos maneras de invertir en oro: adquiriendo el oro físico o adquiriendo algún activo financiero que te otorgue derechos sobre el oro.

INVERTIR EN ORO FÍSICO  INVERTIR EN ORO A TRAVÉS DE ACTIVOS FINANCIEROS
LingotesETFs
Oro papelFondos de inversión
Monedas de oroEmpresas cotizadas
 Derivados en oro (futuros y opciones)

¿Cómo invertir en oro físico?

Ahora mismo estarás pensando en las joyas de la familia, o en esos momentos especiales en los que un regalo de oro siempre es una buena opción. Tienes tu parte de razón, las joyas suelen pasar de una generación a otra, y nunca pierden valor. Sin embargo, si buscas el oro simplemente como inversión, no creemos que las joyas sean la mejor manera, porque el precio de venta incluye la mano de obra, la fabricación, el margen comercial, y al final, si solamente estamos pensando en invertir, el componente emocional tiene tanto peso como otros factores. No obstante, si es una de tus preferencias, nuestro consejo es que optes por oro de 18 quilates, mucho más puro que el de 14.

El oro físico puede comprarse directamente a un comerciante de metales preciosos o, en algunos casos, a un banco o agencia de valores.

Los lingotes de oro tienen distintos tamaños, desde una oblea de un cuarto de onza hasta un ladrillo de 400 onzas, y también las monedas diríamos que son incluso más populares entre los inversores.

Como siempre en estos casos, te aconsejamos lo compres en sitios seguros y acreditados, lejos de posibles fraudes o engaños.

¿Y si prefiero invertir en oro a través de un activo financiero? ¿Cómo invertir en oro a través de la bolsa?

Invertir en oro a través de la bolsa es una forma de poseer oro mediante un título que acredite un derecho sobre el oro y no mediante su posesión física. Esta forma de adquirir oro sí que tiene más un enfoque de inversión, y depende otra vez de la rentabilidad que aspiramos a conseguir y el riesgo que estamos dispuestos a asumir para ello, pues existe un abanico muy amplio de posibilidades. Como en casi todo, se trata de analizar pros y contras, entender perfectamente lo que estamos haciendo, y buscar un buen asesoramiento, ya sabéis que es el mejor consejo que solemos daros.

Si buscamos la manera más sencilla de iniciarnos en este terreno, lo mejor es invertir en ETFs en oro. Son fondos cotizados que tratan de replicar el comportamiento del oro. La inversión en ETFs respaldados por oro es la forma de inversión que más está creciendo en los últimos años. Tienen las ventajas de los fondos de inversión, a las que se añaden las ventajas e inconvenientes de la inversión general en ETFs, basados en un estilo de gestión pasiva, indexados a una referencia y quizás pensados para aquellos que quieren estar en los mercados financieros, aprovechando las ventajas que ofrecen, pero que no están dispuestos a correr más riesgos que los propios del mercado. No necesitan batir ningún índice.

Invertir en un ETF de oro y no en el oro físicamente, tiene la ventaja de que requiere de un menor coste, puedes invertir desde muy poco dinero, y te ahorras el almacenamiento y la necesidad de guardarlo de manera segura. Además, como cotizan en el mercado como cualquier acción tienen la ventaja de tener mayor liquidez en comparación a los fondos de inversión, dando la posibilidad de liquidar la posición en cualquier momento de mercado.

Es verdad que no vas a poseer el oro físicamente, pero tienes un título que te da derecho sobre unas reservas de oro.

Inflación, Estanflación, Deflación…

Tratar de rentabilizar nuestros ahorros era y es el objetivo de este post. En épocas de crisis esto se hace más complicado, y detrás de esa inversión en un “valor refugio” como es el oro, está la preocupación general por lo que se deriva de la inflación.

La inflación es un término que hace referencia a la subida generalizada de los precios de los bienes que adquirimos y de los servicios que utilizamos, y cuando esa subida se mantiene durante un tiempo, hablamos de inflación. En este momento es probablemente el dato más preocupante, no sólo en España, sino en todas las economías, si bien en nuestro país está resultando especialmente alta.

Factores comunes internacionales son causa de esta alza de los precios. La crisis energética y las consecuencias que ello conlleva, permiten afirmar que estamos ante una inflación de oferta, por lo que se encarecen los precios de la electricidad, los precios de las materias primas… y a partir de ahí, todo lo demás.

Una inflación suave es buena para la economía, el Banco Central Europeo habla del 2% para mantener la estabilidad de precios… Sigue leyendo y te contaremos por qué.

La variable económica más representativa para medir la inflación es el Índice de Precios al Consumo, el IPC. Mide la evolución de los precios, determinando si hay inflación, precios al alza, o deflación… estanflación… Vamos a ver qué son cada uno de ellos y cómo nos afectan en estos momentos, y sobre todo, aprendamos cómo afectan a nuestra vida diaria, a nuestros ahorros y a la manera de sacarle rendimientos a esos ahorros, a nuestras inversiones.

Para medir el IPC se selecciona una muestra con bienes y servicios representativos de “la cesta de la compra” de un hogar estándar, y se va midiendo su evolución a lo largo del tiempo. Veámoslo con un ejemplo. Si una familia pagaba 100 euros por un conjunto de bienes y servicios, y este año necesita pagar 110 euros para comprar exactamente los mismos productos, se dice que la inflación es del 10%… que es la situación en la que ahora mismo nos encontramos en España.

Estanflación

La estanflación en un país es la combinación de inflación y decrecimiento económico, dos situaciones que cuando se producen a la vez son devastadoras para la economía. Subidas de precios, aumento de la tasa de desempleo, y estancamiento económico, son los datos que marcan tan temida palabra.

España no está en esa situación ni las previsiones así lo vaticinan. La terrible invasión de Ucrania, y los momentos de crisis internacional, generarán seguramente crecimientos menores de los esperados, pero los fondos europeos y las previsiones no marcan esa amenaza en ningún caso.

Deflación

La deflación es un fenómeno que consiste en el descenso generalizado de los precios de los bienes y servicios de un país, que se mantiene a lo largo del tiempo, al menos durante un año.

A priori podríamos verlo ideal, pero la deflación no es una buena situación para la economía. De hecho, es bastante peligrosa. Párate a pensar un momento: si sabemos que los precios no hacen más que bajar, lo lógico sería que fuésemos retrasando nuestras compras e inversiones (total, mañana será más barato). Eso provocaría que las empresas no ganasen dinero, o ganasen cada vez menos y que, a la larga, no pudiesen hacer frente a los pagos necesarios para el funcionamiento del día a día, incrementando el desempleo y la desaparición de numerosas empresas, con el consecuente perjuicio para la economía de un país.

En definitiva, resulta sumamente importante que no haya un desajuste muy acusado de los precios, es decir, que exista la estabilidad necesaria para que la actividad económica se desarrolle en condiciones normales.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox