BALANCE DE SITUACIÓN

Documento contable en donde se recoge todo lo que tiene la empresa (maquinaria, edificios, etc) así como sus diferentes fuentes de financiación (deudas, préstamos, etc.)

Documento contable que muestra la situación patrimonial de la empresa, a la vez que se presentan las inversiones realizadas por la empresa con ánimo de permanecer (maquinaria, edificios, etc.) así como las derivadas de la actividad corriente (existencias, derechos de cobro, tesorería), y las fuentes de financiación vigentes en el momento de elaboración del estado.
Según el Plan General de Contabilidad 2008, el balance comprende el activo, el pasivo y el patrimonio neto de la empresa. Se formula teniendo en cuenta que la clasificación entre partidas corrientes (a corto plazo) y no corrientes (a largo plazo). Por ejemplo, en el activo corriente se recogen los activos vinculados al ciclo normal de explotación, es decir, el tiempo promedio en el que la empresa espera vender, consumir o realizar el producto o servicio que es la fundamentación de su negocio.
Con carácter general se considera que no excederá de un año.
Se entiende por ciclo normal de explotación, el periodo de tiempo que transcurre entre la adquisición de los activos que se incorporan al proceso productivo y la venta de los productos o servicios y su posterior cobro. Cuando el ciclo normal de explotación no resulte claramente identificable, se asumirá que es de un año. Siguiendo este caso, en el pasivo corriente se incluyen las obligaciones vinculadas al ciclo normal de explotación que la empresa espera liquidar en el transcurso del mismo. El Plan General relaciona en términos generales las partidas que pertenecen al activo y al pasivo corrientes, considerando que son de largo plazo (es decir, no corrientes) todas las demás.