BANCA COMUNAL

Un banco comunal es una organización sin ánimo de lucro que otorga préstamos a un grupo de personas que se encarga del manejo de los recursos entregados. Es un programa dirigido a las microempresas de supervivencia. Cada banco comunal está integrado por entre 30 y 50 socios, cuyos créditos son desde 50 hasta 100 dólares, aproximadamente.

El Programa de bancos Comunales tiene como fin otorgar microcréditos a grupos de escasos recursos del área rural, sin exigencia de garantías convencionales, al no existir garantías reales éstas se constituyen con el “aval moral”. Los principales sectores a los que van dirigido los microcréditos de los bancos comunales son los sectores de la artesanía, agricultura, crianza de animales, servicios y productos de primera necesidad básicamente.

Actividades de los bancos comunales

Los bancos comunales fomentan la generación de empleo, ingresos y ahorros en los socios. Ellos reciben financiamiento, capacitación y asistencia técnica, para lograr su sostenibilidad económica y mejorar su nivel de autoestima y liderazgo.
Este esquema de finanzas populares ha sido diseñado especialmente para la atención de las personas más necesitadas, en poblaciones urbanas o rurales.

Metodología de los bancos comunales

Su metodología o funcionamiento se basa en dos conceptos o elementos financieros básicos como el crédito y el ahorro. A su vez estos dos elementos se encuentran ligados por dos componentes sociales como la confianza y la solidaridad. Podemos explicar su metodología como un programa social, sostenible y rentable con servicios de crédito, ahorro, capacitación y otros servicios no financieros , que busca trabajar principalmente con personas de pocos recursos económicos que tienen alguna actividad que genere ingresos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida, promoviendo el desarrollo integral de sus familias, a través de la conformación de grupos solidarios u organizaciones con deseos de salir adelante con dignidad y voluntad propia.

Funcionamiento

Un grupo de personas es capacitado inicialmente por un promotor u oficial de crédito de una financiera o una ONG. Luego, ellos se constituyen con todas las formalidades de una asociación, formando el banco comunal. Existe una garantía mutua, y capacidad de autogestión por parte de las personas o socios que forman la banca comunal. Durante la capacitación, el grupo aprende conceptos básicos de gestión organizacional relacionados con la metodología de bancos comunales, conocen la filosofía de esta práctica crediticia, elaboran su acta constitutiva y reglamentos internos, preparan libros de control interno, libros contables y otros documentos.

Además, nombran a sus representantes: generalmente un presidente, cajero, secretario y otros. También se organizan en pequeños grupos solidarios de 4 a 5 personas. Después, solicitan a la financiera un primer préstamo por un plazo de 4 meses a un año. Dicho financiamiento es distribuido a cada uno de los socios. Inicialmente reciben entre 50 y 100 dólares estadounidenses. Estos préstamos son abonados gradualmente, ya sea semanal o mensualmente, a la caja del banco comunal. Éste último otorga préstamos internos con un interés fijado por ellos, en una reunión de la asociación. Paralelamente a los préstamos, los socios del banco también ahorran dinero, que es administrado por el mismo banco comunal.