BIEN SUSTITUTIVO

Bien que puede satisfacer la misma necesidad que otro. Es decir, cumple las mismas funciones que otro. Los bienes sustitutivos compiten entre sí. Ejemplos clásicos son la mantequilla y la mermelada o la naranja y la mandarina.

En general, si sube el precio de uno de ellos entonces aumenta la cantidad demanda del otro.