CESIÓN PARA PAGO

La cesión para pago supone la entrega por parte de un deudor de una posesión (normalmente una vivienda o un bien inmueble) al acreedor, para que éste la administre y a través de ello obtenga la cantidad restante de la deuda.

La cesión para pago es distinta de la dación en pago. Con la cesión para pago, no se liquida automáticamente la deuda, sino que esta se irá liquidando a medida que el acreedor obtenga la cantidad de dinero restante gracias a administrar la propiedad cedida. Un ejemplo de esto puede ser la cesión de una vivienda al acreedor para que este la alquile.