ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN

Es el plan de mejora y creación de nuevos productos y procesos que las empresas utilizan para no quedarse rezagadas con respecto a la competencia y poder sobrevivir a largo plazo. Forma parte de la cultura empresarial que analiza su posición tecnológica de manera continua para obtener ventajas competitivas.

Se basa en las estrategias competitivas propuesta por Miles y Snow (1978), que utiliza como criterio para clasificar a las empresas la actitud hacia el grado de innovación (de producto, servicio o mercado) que presentan.

Esta clasificación distingue cuatro tipos de empresas:

  • Las exploradoras, que son aquellas que realizan cambios y mejoras en los productos y mercados con relativa frecuencia, tratando de ser la primera en desarrollar nuevos productos, aún con el riesgo de que estas innovaciones no tengan éxito.
  • Las analizadoras, mantienen una base relativamente estable de productos y mercados, mientras que al mismo tiempo desarrolla de forma selectiva nuevos productos y mercados, tratando de imitar a las empresas que ya los desarrollaron y tuvieron éxito.
  • Las defensivas, que ofrecen un conjunto relativamente estable de productos para un mercado relativamente estable. No están interesadas en las modificaciones sino que se concentran en la mejora continua del trabajo dentro de su campo de actuación.
  • Sin estrategia definida, no cuentan con un área de producto-mercado duradera y estable. Normalmente actúan forzadas por las presiones del entorno y de la competencia.