NÚMERO ROJO

Deudas que superan los recursos. Es la situación en la que la cuenta bancaria tiene saldo menor que cero (saldo negativo), en cuyo caso también se conoce como estar al “descubierto”. Situación en la que una empresa, o persona, tiene pérdidas. La situación contraria es estar en “números negros”.

Esta expresión deriva de que antiguamente la situación en la que había un saldo deudor, es decir, había pérdidas, se escribía en tinta roja para distinguirlo de los saldos positivos que se escribían en tinta negra. Cuando una persona dispone de cuenta corriente y se encuentra en una situación de “números rojos” o “descubierto”, el banco suele facilitar un crédito para solucionar esta situación.

Sin embargo, una vez llegada a esta situación, el banco suele cobrar elevadas comisiones por haber pasado de un saldo positivo a uno negativo. Esta situación suele ocurrir por gastar más dinero del que se dispone, pero existen ciertas negociaciones que se pueden llevar a cabo con nuestra entidad bancaria para evitarlos.

Por ejemplo, que el cargo mensual de la tarjeta de crédito se realice la fecha posterior al cobro de la nómina o establecer un límite en la tarje de crédito de manera que no sobrepasáramos una determinada cantidad, evitando así llegar a estar en “números rojos”. En el caso de las cuentas de débito nunca podremos encontrarnos en esta situación, ya que por su propia naturaleza no se permite tener saldo negativo.