POLÍTICA ACTIVA

Las políticas de empleo activas son aquellas orientadas a facilitar la inserción laboral de los desempleados.

Son de distintos tipos. En primer lugar, estaría un grupo de políticas que no tienen asociado un empleo o contrato. En este grupo, cabe destacar las ayudas a la búsqueda de empleados recibidos por los Servicios Públicos de Empleo o entes en los que se han delegado este servicio, y los cursos de formación ocupacional destinados al reciclaje, a la especialización o a la iniciación en una ocupación.
Por otra parte, están las políticas que sí tienen asociado un empleo, siendo las tres más conocidas y utilizadas: las ayudas a la contratación que subvencionan la contratación inicial o la conversión de contratos temporales e indefinidos; las escuelas taller (para jóvenes) o los talleres empleo (para los de mayor edad) que proporcionan formación y un contrato temporal asociado a esta formación y los planes de inserción laboral que ofrecen directamente un empleo (en el ámbito municipal) durante un período determinado de tiempo.