POLÍTICA MONETARIA

Son las decisiones que toma el banco central de un país, (en Europa las decisiones las toma el Banco Central Europeo), para conseguir la estabilidad y el crecimiento económico.

Es el proceso mediante el cual autoridades, como por ejemplo el banco central, controla la cantidad del dinero en el sistema con el fin de mantener la estabilidad y el crecimiento económico. Se suele llevar a cabo controlando los tipos de interés. Existen políticas monetarias expansivas, si aumenta la oferta monetaria (la suma de los depósitos que hay en los bancos), o políticas monetarias restrictivas (o contractivas), si va encaminada a reducir el dinero disponible.

La política monetaria se lleva a cabo con el objetivo de:
– Evitar la inflación (aumento en el nivel de precios).
– Conseguir el mayor nivel de empleo posible – conseguir el crecimiento económico.
– Evitar desequilibrios entre la balanza de pagos, el mantenimiento de un tipo de cambio estable, y la protección de la posición de reservas internacionales.

POLÍTICA MONETARIA EXPANSIVA
Esta política suele llevarse a cabo en momentos de crisis o en fases de decrecimiento económico. El banco central puede llevar a cabo inyecciones de liquidez, a través de las siguientes vías:
– Operaciones de mercado abierto: el banco central compra bonos del estado, u otros activos financieros. Con el pago que debe efectuar a los agentes financieros por su compra, está inyectando más dinero líquido en el sistema.
– Reducir el coeficiente de caja (encaje bancario, coeficiente legal de reservas o coeficiente de reservas): el coeficiente de caja es la cantidad de dinero líquido que los bancos deben mantener en reservas. Por lo tanto, si se permite a los bancos disminuir la cantidad de dinero destinada a estas reservas, dispondrán de más dinero.
– Reducir los tipos de interés: si el banco central disminuye los tipos de interés, los bancos podrán pedirle más préstamos, ya que el dinero que tendrá que pagar por haber pedido el préstamo (pago de intereses) será menor. De esta misma manera, las familias y empresas también podrán pedir más préstamos a sus bancos correspondientes, por lo que aumentará su consumo y con ello la circulación del dinero.

POLÍTICA MONETARIA RESTRICTIVA
Esta política consiste en sacar (drenar) dinero del sistema, lo cual suele llevarse a cabo para controlar la inflación, y se puede realizar de las siguientes maneras:
– El banco central vende bonos del estado, u otros activos financieros. De esta manera, con el cobro que efectúa, elimina una determinada cantidad de dinero del sistema. Al haber menos dinero en circulación el nivel de precios vuelve a ser el que era antes, ya que el valor del dinero retoma su posición original.
– El banco central aumenta el coeficiente de caja: si los bancos se ven obligados a aumentar su coeficiente de caja, significa que éstos deben ingresar más dinero en estas reservas, de manera que la cantidad de dinero del sistema se ve disminuido.
– Aumentar los tipos de interés: en este caso, los bancos solicitarán menos préstamos al banco central ya que el precio que deberán pagar por ellos (pago de intereses) es más elevado. A su vez, las familias y empresas también pedirán menos préstamos por la misma razón.