RATIO DE LIQUIDEZ

El ratio de liquidez inmediata (RLI) muestra la relación entre el disponible que posee la empresa y el pasivo circulante que tiene que atender.

En este ratio no se hace distinción de los diferentes vencimientos que pudieran tener tales deudas, midiendo de tal modo la capacidad inmediata para hacer frente a las deudas a corto plazo.

RLI = Tesorería (Disponible) / Pasivo Circulante

No debe presentar un valor elevado ya que este ratio influye en la rentabilidad general de la empresa de forma inversa. Esto es, si el ratio es elevado, la rentabilidad de la empresa se verá reducida, y viceversa. Eso sí, cada empresa tendrá su propia situación, en función de la actividad a la que se dedique, por lo que no existen valores concretos para decir qué coeficiente sería el mejor.

El ratio presenta una utilidad bastante limitada. Por ello, para aumentar esa utilidad se suele aplicar utilizando en el denominador el pasivo con vencimiento inmediato (si este dato es conocido por el analista), en lugar de todo el pasivo circulante. En este caso, se estarían comparando componentes patrimoniales correlativos: el dinero que se tiene y lo que hay que pagar en este momento. De tal manera que el valor del ratio deberá ser superior a la unidad, pues en caso contrario la empresa se encontraría en una situación teórica de suspensión de pagos. Cabe hacer también una anotación.

En el caso de que el ratio fuese inferior a la unidad no supondría necesariamente que la empresa no pudiese llegar a pagar realmente lo que debe, ya que habría que contar con otros elementos del activo circulante, que aún sin ser dinero se pueden convertir rápidamente en ello si fuera preciso.

Tal sería la situación, entre otros de:

  • La cartera de efectos y su posible negociación.
  • La venta (aunque fuese a precios más bajos de los normales) de mercancías.
  • La utilización de líneas de crédito.
  • La posibilidad de tener descubierto en c/c. bancarias.
  • Quitas en las deudas.