ACTIVO CORRIENTE

Aquellos bienes o derechos que mediante su venta o consumo en el corto plazo se pueden transformar en dinero líquido dentro del mismo ejercicio económico, plazo que normalmente suele ser de un año.

Concepto utilizado habitualmente en el ámbito contable. También se le conoce como activo circulante, denominación que recibía antiguamente.

Está compuesto principalmente por el inventario o existencias, cuentas a cobrar o deudores, inversiones a corto plazo, tesorería y otros activos líquidos equivalentes.

Dichas cuentas son reflejadas en el balance de situación, de mayor a menor liquidez. Solamente aparecerán aquéllos activos que la empresa espere vender, consumir o transformar en el transcurso del ciclo normal de explotación. Dicho ciclo puede ser diferente para cada empresa, aunque en general, no excederá de un año. Por ciclo normal de explotación se entiende al periodo de tiempo que transcurre entre la adquisición de los activos que se incorporan al proceso productivo y la realización de los productos en forma de efectivo. Por el contrario el activo no corriente incluye créditos a medio y largo plazo, en función del ciclo de explotación.